Volviendo de Madrid en avión pude percatarme de lo “duro” que es ser mujer y viajar por negocios.

Cuando voy a Madrid de visitas comerciales o a algun evento (más o menos cada 2 o 3 semanas) me quedo 2 a 3 días y suelo llevar un equipaje ligero para no tener que facturar la maleta, con lo que normalmente suelo facturar online y voy directamente a la puerta de embarque.

Llego a la puerta pertinente cargada con mi portátil, mi bolso y una pequeña bolsa de mano con un traje de recambio, neceser … y la correspondiente bolsa de plástico con los botecitos de menos de 100ml que me permiten pasar por lo controles.

Me he dado cuenta que acabo llevando sólo las muestras de los productos que necesito, maquillaje, desodorante, gel de baño, champú, espuma, … para poder pasarlo.

La verdad es que hay semanas que estas cantidades me vienen un poco justas pero como siempre voy justa de tiempo prefiero prescindir de facturar la maleta.

Pero el sabado pasado volviendo de Madrid me detubo la policia, antes de embarcar, me dijo sabe usted que lleva algo que no está permitido … la verdad es que me sentí acusada y sin saber por qué. El policia me dijo abrá usted la maleta, en ese momento pensé en la presunción de inocencia y todas las leyes que en teoría nos protegen y el respeto que com ser humano nos merecemos todos … yo pregunté qué pasaba … al parecer el escaner havia detectado algo … abrí mi bolsa, saqué la poca ropa que llevaba y apareció un bote … mi laca… de 200 ml. Le dije al policia que era laca y cogió el bote lo movio y me dijo es líquido en un bote de 200ml, aunque estaba medio lleno o medio vacio, y me dijo que esto no podía pasar … y tiró el bote a la basura.

Lo que peor me sentó, a parte de los 5€ que acababa de perder en laca, fue el trato recibido. Como siempre las “formas”, de hacer, de comunicar … suelen dañar más. El mismo hecho realizado con amabilidad e información no me habría importunado.

Una cosa que deberían empezar a hacer las empresas de cosméticos son envases de 100ml para viajar y facilitarnos un poco la vida sobretodo a las mujeres.

Anuncios