El viernes por la tarde me acerque al Sonar día, como cada año, y la verdad es que salí un poco decepcionada dado que la parte de arte digital y las performance, tenian una calidad inferior a anteriores ediciones.

La performance reina del Sonar, Feed, que ha llenado todas sus sessiones no consiguió sorprenderme. Dicha performance empezó conduciendonos (75 personas) a una sala oscura, y empezó con una proyección en una pantalla grande de los típicos muñecos de madera que se usan como modelos en pintura pero esta vez se trató la imagen para moldearla un poco y que pareciera más natural añadiendole también un “miembro viril”. Dichas siluetas se combulsionaban al sonido de una música electrónica que iba cambiando su frecuencia, después unos minutos de figuras combulsionandose, se apagó la pantalla y se empezó a llenar la sala de humo blanco (tipico humo de discoteca) y empezó un juego de luces y música, bastante simple y monótono a mi modo de ver, ya que me pareció eterna su duración.

Me encantaría poder contactar con otras personas que asistiron para conocer sus feelings.

Anuncios